8

Continuación

Hola! he vuelto con nuevo cap! :D Sii! después de muchos meses sin escribir, he encontrado un ratito para poder continuar esta historia. Siento mucho haber dejado todo esto a medias, pero la verdad no tuve otra opción u.u
Espero que les guste la continuación de la historia y aprovecho de agradecerles por su constante apoyo =)
Se cuidan, un beso!


-Tienes que salir de aquí- se repetía Annie, mientras volaba lo más rápido que podía buscando alguna salida.
Miraba para todos lados, pero lo único que encontraba eran árboles y más árboles. ¿Dónde rayos la había traído Zach? De pronto, divisó la orilla de un lago y entonces supo donde se encontraba.
Era un lago que se ubicaba a las afueras de la ciudad y que estaba rodeado de un bosque muy antiguo, protegido por los ambientalistas; por lo tanto los árboles eran inmensos y nunca nadie pasaba por ahí, y menos en mitad de la noche.
-Mmm.. Perfecto lugar para esconder a alguien que has raptado- pensó Annie.
Una vez que estuvo orientada, comenzó a volar en dirección a la ciudad. Sabía que Zach había mandado unas sombras para que la siguieran, sin embargo ella tenía que salir de allí de algún modo, por lo que no le importó que las sombras vinieran detrás suyo. Ya se desharía de ellas más tarde.

Luego de una media hora más o menos recorriendo el cielo, divisó los primeros edificios y supo que estaba de vuelta en la ciudad. Aliviada, comenzó a descender y cuando ya estuvo parada en tierra firme observó a su alrededor en busca de las sombras, pero inmediatamente notó que estas habían desaparecido. Seguramente, Zach tenía algún plan en contra de ella, pero se sentía tan cansada que lo único que quería era llegar a su casa y dormir.
Enseguida, cuando Annie entró a su departamento, tomó una ducha y se durmió aquella noche pensando en todo lo que había ocurrido.

-Ring! Ring! Ring!- sonaba el teléfono celular de Annie
-¿Si?- contestó Annie con voz adormecida, como la de todas las mañanas al despertar.
-¡Annie! soy yo, Matt, te he estado llamando desde hace 2 días y no me contestabas el teléfono, pensé que te había pasado algo.
-Ahh.. Hola Matt, si lo siento... he estado ocupada-contestó Annie -si supiera todo lo que me ha pasado- pensó rápidamente.
-Oh, ahora entiendo. Bueno, solo quería saber como estabas, ya que desde esa tarde que te fuiste de mi casa, no había hablado contigo-
-Ohh Matt, eres muy tierno, gracias por preocuparte- respondió Annie muy feliz de que al menos una persona mostrara algo de aprecio por ella sin juzgarla. Desde que ella lo había conocido, su ternura y sencillez era lo que más le había gustado de él.
-Oye Matt ¿qué hora es?- preguntó de pronto Annie
-Ya es mediodía, ¿porqué?-
-¡Mediodía! Oh! ¡He dormido mucho hoy! Lo siento Matt, pero tendré que colgarte. ¡Gracias por llamar!- contestó Annie apresurada
-Ok, pero ¡espera!, emm... ¿puedo pasar por tu casa más tarde? me gustaría verte-
Annie lo pensó un segundo, no estaba segura si se encontraba en condiciones de ver a alguien después de lo que había pasado, y además podía aparecer Zach en cualquier momento para intentar matarla.
-Creo que no es buena idea- dijo finalmente
-¿Porqué? Vamos Annie... necesitas distraerte; trabajas mucho. - contestó Matt
-Mmm.. Bueno, ven a mi casa como a las 6. - dijo Annie, poco convencida de lo que estaba diciendo.
-Ok, nos vemos entonces a esa hora. Adiós-
-Adiós-

En cuanto colgó el teléfono, comenzó a pensar que quizás no era tan mala idea pasar un tiempo con Matt. Después de todo, necesitaba darse un descanso de todos los problemas con los que estaba lidiando. Fue a su habitación y se puso un hermoso vestido negro apegado al cuerpo, que hacía resaltar su esbelta figura, y se arregló un poco el cabello. Muchas horas más tarde tocaron el timbre y Annie abrió emocionadamente.

-¡Hola!- saludó Annie primero
-Wow, te ves muy linda- dijo Matt cariñosamente
-Gracias. Ven pasa-
Enseguida se sentaron y comenzaron a conversar como si se hubiesen conocido de toda la vida. Annie empezaba tener sentimientos por Matt, que jamás había sentido por ningún otro chico y eso que apenas se conocían de hace algunos días. Sin embargo, era como si ellos dos estuviesen conectados de alguna forma, puesto que Annie se sentía atraída hacía él de una forma casi sobrenatural y eso la hacía sentirse segura y querida como nunca antes.

-Bueno Annie, creo que ya es hora de irme. Me alegro mucho por haberte visto hoy y ojalá nos juntemos otro día- dijo Matt, unas horas después de haber llegado.
-Gracias por venir Matt, yo también me alegro mucho por haberte visto-
-Tienes muy lindos ojos ¿sabías?- dijo Matt
-Ohh.. no es verdad jaja- contestó Annie un poco sonrojada, el chico realmente sabía como cautivarla.
-Claro que es verdad jaja-
-Bueno, pero a mi me gustan más los tuyos- dijo Annie

Hubo un silencio entre ellos y sus miradas se cruzaron por un momento. Aquel momento hizo que Annie sintiera una leve descarga eléctrica por todo el cuerpo que la hacía sentir muy especial.
De pronto, ella posó sus brazos alrededor del cuello de Matt y sus cuerpos se acercaron involuntariamente. Sus caras apenas estaban a unos centímetros de distancia.

-¡Bravo! ¡Bravo!-

Annie escuchó esa maldita voz que hubiese dado la vida por no volver a escuchar nunca más. Era Zach, quién aplaudía de pie en el marco de la ventana, viendo la escena muy animado.

-¿Tan rápido de olvidaste de mí Anabelle? jajaja ¿y ya te conseguiste a otro a quién mimar?- hablaba Zach sarcásticamente, con ese tono de voz tan carácteristico de él.
Annie lo miraba expectante, no podía creer que Zach se hubiese aparecido tan repentinamente.
-¿Quién es él Annie?- dijo de pronto Matt.
Por un momento Annie casi había olvidado que él se encontraba ahí.

-Matt, creo que debes irte de inmediato- contestó Annie nerviosa
-Pero... no me... -
-¡Vete ahora! ¡rápido Matt!- respondió Annie mucho más alterada que antes.
-Ah no no no, espera Anabelle, ¿no me vas a presentar a tu amigo?- dijo Zach, acercandose a Matt.
-Aléjate de él ahora mismo. ¡No te atrevas a tocarlo!- gritó Annie
-Cálmate Anabelle, solo quiero... conocerlo- respondió Zach con una mirada malvada en sus ojos.
De pronto, Anabelle vio una sombra negra moverse rapidamente a través de ella y se escuchó un grito que provenía de Matt.
-¡¡No!!- gritó Annie con lágrimas en sus ojos
Y al instante vio caer a Matt en el suelo con una herida en la cabeza, inconciente...

Siguiente Anterior Inicio

Seguidores